CULTURALIA. Del México ante Dios

NOÉ GUERRA PIMENTEL*

En ocasión de su visita a Colima el 19 de octubre del 2010 y siendo su presentador en Manzanillo tuve la oportunidad de platicar con el autor de “México ante Dios”, el historiador y escritor Francisco Martín Moreno, entrevista que giró en torno a esa controversial novela, misma que en síntesis reproduzco: México ante Dios, título que de soslayo puede interpretarse como a que México fue salvado por Dios, pero no es así, el libro es una fuerte crítica a los llamados hombres de Dios.

NG: Usted ha dicho que su obra no aborda temas religiosos ni cuestiona la fe de los creyentes ni intenta ser un tratado de teología ni analiza convicciones espirituales, sin embargo en este libro documenta la historia criminal de la iglesia católica en México ¿Entonces cómo entender esta obra?
FMM: La historia de México está escrita con mentiras. Por eso es muy importante que se aclare. Lo que me llamó la atención fueron las veces que la Iglesia Católica descarriló el proyecto político mexicano, lo obstruyó e impidió su avance. México quiso surgir hacia la evolución política y económica, pero la élite católica se opuso, misma Iglesia que derogó la Constitución de 1824 y la de 1857. El clero financió ejércitos, derrocó gobiernos, organizó golpes de Estado, revueltas, levantamientos, asonadas y cuartelazos en contra del gobierno cuando éste apuntó en dirección de sus bienes. Igual se asoció con extranjeros en contra de México, primero con los estadounidenses en 1847 y con los franceses en 1863.

¿Entonces la Iglesia católica ha sido una entidad nociva para México?
¡Claro que sí! La iglesia cumplía con todos los requisitos de la infamia. Contaba con cárceles clandestinas, policías secretas, ejércitos privados. También se opuso al ingreso de extranjeros no católicos. Todos los extranjeros tenían que ser católicos, una de las consecuencias los territorios de Texas, Nuevo México y California fueron poblados por europeos y norteamericanos que se apoderaron de todo ese territorio entonces novohispano. Si hubieran tenido apertura migratoria esos territorios serían ahora mexicanos. La curia católica era un partido de tiranos, siempre contra la libertad de imprenta, de opinión, de tolerancia. En México se perseguía a los diferentes. No querían extranjeros, porque eran contaminación.

NG: ¿La Iglesia Católica se comporta como una dictadura?
FMM: Siempre ha sido así, lo que quiere la Iglesia Católica es preservar sus privilegios económicos y su poder político. Una iglesia que está en México o en el mundo supuestamente tiene que estar destinada a la divulgación del evangelio. En lugar de eso lo que hace en México es apoderarse del 65 por ciento de la propiedad inmobiliaria del país. La iglesia cobraba impuesto como el diezmo, aun a las personas que escasamente son dueñas de su hambre y de su esperanza, o los extorsionaban con cargos desproporcionados en tarifas por servicios religiosos como la extremaunción y el matrimonio, y por toda clase de bendiciones.

NG: En esta novela el protagonista es el alto clero católico mexicano del siglo XIX. Usted afirma en ella que detentaba más del cincuenta por ciento de la propiedad inmobiliaria del país, sin permitir que dicha riqueza circulara en beneficio de una sociedad empobrecida e ignorante ¿Entonces según usted le Clero católico mexicano ha sido un partido de perversos tras el Poder?
FMM: Mientras más pobre e ignorantes mejor para la iglesia eso es lo que más le interesa a la Iglesia Católica, la ignorancia de la gente, porque cuando uno es un ignorante se puede manipular fácilmente con el miedo al juicio final, al castigo divino, al infierno y al cielo. Uno puede manejar muy bien a esta gente, pero si uno empieza a tener ideas filosóficas, y mayor conocimiento, es más difícil manipular. Cuando termina la independencia de México en 1821. En México hay un 98 por ciento de analfabetismo, era un país de analfabetos y eso que la iglesia católica era la encargada de educar a la gente.

NG: ¿Por qué se hace más evidente la criminalidad de la iglesia católica en México, comparada con otras naciones donde la misma igual fomentó atrocidades pero poco se sabe?
FMM: No tuvieron tanto poder como en México. En Chile no tuvieron el 60 por ciento de la propiedad. En México controlaban Bancos, a los que llamaban Juzgados de Testamentos, Capellanías y Obras Pías, auténticas financieras camufladas para colocar empréstitos públicos y privados recaudando obviamente los intereses del caso. Eran los dueños del país, las utilidades las invertían en los fines de la iglesia. Nadie de la sociedad se benefició.

NG: ¿Qué actitud tiene la iglesia católica en los ámbitos político, económico y social de México?
FMM: Esta metida en todos lados. Sigue igual metida en todos los sectores. Decía Juárez con toda razón, la reacción nunca duerme, está metida en todos lados, en todo lo que uno quiere hacer. Siempre la iglesia va estar en contra del aborto, en contra de los matrimonios entre homosexuales, en contra de la realidad moderna del mundo. El clero mexicano invariablemente ha estado en contra de los derechos universales del hombre.

NG: ¿El Vaticano como órgano de poder vertical y absoluto de la iglesia católica estaba al tanto de las atrocidades del clero católico mexicano?
FMM: Sí, el Vaticano sabe todo, entre ellos se reúnen de manera permanente, pero además reciben los recursos de la iglesia católica de Filipinas, de Italia, de la francesa, brasileña, etcétera, etc.

NG: ¿Por qué cree usted que estos acontecimientos de la historia de la iglesia católica mexicana se ignoran y no se publican?
FMM: La iglesia quiere pasar a la historia como la gran institución catequizadora, y divulgadora del evangelio. No quieren pasar como la institución maldita que derroco gobiernos, que dio golpes de Estados, que financió revoluciones y guerras civiles. Evitan que eso se sepa y son solapados por los gobiernos en turno.

NG: ¿La iglesia mexicana ha pedido perdón o disculpas por sus errores en México?
FMM: No, nada, nada… y nadie aquí se opone o se enfrenta a la iglesia.

NG: ¿Usted con esto se está enfrentando al poder de la iglesia, ha tenido alguna respuesta, alguna reacción de parte de ella?
FMM: Nada todavía, porque se dan cuenta que no es fácil refutarme. Fueron muchos años de estudio, de investigación. Es fácil decir: Francisco Martín Moreno miente, pero no es fácil decir que soy un mentiroso.

NG: ¿Todavía la iglesia se mete en política, sigue fuerte?

FMM: Sí, pero ahora son más discretos, no son tan burdos. Los últimos actos salidos a la luz pública que hablan de proxenetas, de homosexuales y de degenerados sexuales entre la curia y la gran cantidad de ellos involucrados en casos de pederastas, aunado a su silencio y actitud cómplice, han lastimado a la institución, la han desacreditado y debilitado su poder en el mundo.

No hay comentarios:

Contador de visitas