INTERNACIONALIZANDO A COLIMA

Activismo ciudadano ante eventos culturales
Ana Edén Ramírez Huerta

Me complace decir que el pasado dos de abril se dio a conocer en los espacios oficiales del Gobierno del Estado, la Secretaria de Cultura de Colima, la designación, por parte del Bureau Internacional de Capitales Culturales, de Colima como la Capital Americana de la Cultura para el año 2014.

Rápidamente la noticia se expandió a través de las redes sociales, y para el final del día la mitad del estado ya estaba enterada de este nombramiento, que tiene como finalidad dar a conocer la diversidad nacional y regional de las ciudades del continente americano.

Las primeras preguntas que se me vienen a la mente, que se hicieron muchas personas al enterarse de dicho acontecimiento, que sin lugar a dudas dibujó una sonrisa en cada uno de nosotros fueron: ¿Quién hizo este nombramiento? ¿Qué significa y por qué eligieron a Colima? La Capital Americana de la Cultura es miembro del Bureau Internacional de Capitales Culturales, un organismo internacional reconocido por la Organización de Estados Americanos (OEA) con reconocimiento de los Parlamentos europeo y americano que nació en 1998 como una iniciativa para respaldar y difundir a nivel internacional el patrimonio cultural de las ciudades de los países americanos elegidos anualmente.
Dicha promoción internacional durante el año se hace a través de la colaboración de Antena 3 Internacional, que desde 2001 es el canal de televisión europea oficial de la Capital Americana de la Cultura con emisión para América Latina, Estados Unidos y algunos países de Europa, en lengua española, y Discovery Channel, canal que pertenece a Discovery Networks Latin America/US Hispanic (Miami, Estados Unidos de América) es desde el año 2002, el primer canal oficial de televisión del continente americano de la Capital Americana de la Cultura, con emisión para América Latina en lengua española y portuguesa en sus múltiples canales y en Estados Unidos para el público de habla hispana.
La mecánica para obtener este nombramiento de Capital Americana de la Cultura, que dicho sea de paso se estrenó con una ciudad mexicana en el año 2000 con Mérida, Yucatán, según la página oficial de la organización es presentando su candidatura por correo electrónico, pudiendo participar todos los territorios del continente americano que deseen desarrollar durante el año de convocatoria los objetivos de la Capital Americana de la Cultura; los cuales  son aprovechar durante ese tiempo la capitalidad para hacer regeneraciones urbanas, poner en nuevo valor a la cultura como elemento de transformación, inclusión social y desarrollo económico, posicionarse positivamente en las destinaciones de turismo cultural, tener proyección nacional e internacional positiva, entre otros.
Por lo cual merece reconocimiento la administración cultural del estado de Colima, que en su búsqueda de legitimación  cultural ha ido más allá del plano regional y nacional, llegando al internacional, aprovechando lo mágico de su patrimonio cultural que continúa consolidándose, estrechando lazos con organismos gubernamentales culturales como lo es CONACULTA, de donde se obtienen recursos para proyectos, como lo son la impresión de libros de distribución gratuita, apoyo a artistas emprendedores, para poner “Letras y trazos en la pared” entre otros, pero tal vez también se estrechan lazos con organismos no gubernamentales (ONG´s) como ADABI México (Apoyo al Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de México) para la creación del laboratorio de restauración en el Archivo Histórico del Estado, lo que habla de una alta gestión, que sabe perfectamente que Colima es un estado pequeño donde la inversión en cultura, de ésa que puede llegar hasta la puerta de tu casa en forma de un libro, de una representación de danza regional o un concierto de flauta,  por ejemplo, tiene gran impacto, primeramente porque no amerita un gasto económico para la población y a la vez fomenta un hambre de cultura, de saber, de estar.
Colima se caracteriza por tener una población abierta culturalmente a lo que la Secretaría de Cultura propone, y se puede observar en los exitosos proyectos que se han desarrollado, donde incluso podría decir que se superan expectativas.
Estos actos que tienen por finalidad la acción y proyección internacional del estado de Colima se les denomina “paradiplomacia”, donde una concepción de las relaciones internacionales a partir de la labor estatal, realizada en una sede interna, que finalmente construye un rostro ante el mundo, surge como una alternativa de desarrollo que no se apega a la agenda nacional, sino que se plantea una regional y hasta local.  Plano donde el estado de Colima aun está dando sus primeros pasos, pero firmes, necesitando muchos más de estos pasos no sólo en el ámbito cultural, sino también en materia económica, derechos humanos, educación, agricultura, etcétera. Esto rumbo a la inclusión del estado en la agenda internacional.
¡Enhorabuena para la paradiplomacia de Colima, enhorabuena para todos los que vamos a disfrutar de ella!

Contador de visitas