CULTURALIA. EL DESCONOCIDO JUÁREZ


NOÉ GUERRA PIMENTEL*
Desde la instrucción primaria y de una manera más que romántica se nos enseña que Benito Pablo Juárez García, nació en San Pablo Guelatao, Oaxaca, un 21 de marzo de 1806 y que falleció en la ciudad de México el 18 de julio de 1872, también quizá podemos recordar que fue abogado y con mayor certeza que era de origen indígena zapoteca y más aún que fue Presidente de México, no una sino varias ocasiones en el periodo que va del 18 de diciembre de 1857 hasta su muerte el 18 de julio de 1872.
 
Sabemos también que se le conoce como el "Benemérito de las Américas" y que es célebre por una frase que se le atribuye "Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz." De todo eso se deduce que Juárez vivió una de las épocas más importantes de México, considerada por muchos historiadores como la consolidación de la nación como República.

En mi opinión Juárez no solo fue eso, Benito Pablo marcó un parteaguas en la historia nacional, como protagonista de primer nivel de esta época. Su biografía durante los años que ocupó la presidencia es casi en su totalidad también la historia de México. Pero hay pasajes poco difundidos de su biografía de lucha y éxito, por ejemplo, los nombres de sus padres: Marcelino Juárez y Brígida García, que según sus propias palabras "eran indios de la raza primitiva del país", que fueron agricultores y que ambos murieron cuando él tenía apenas 3 años, su madre durante el alumbramiento de su hermana María Longinos.

Que él junto con sus hermanas María Josefa y Rosa quedaron al amparo de sus abuelos paternos Pedro Juárez y Justa López, ambos indios zapotecas y María Longinos con su tía materna Cecilia. Que a los pocos años murieron también sus abuelos y que las dos hermanas mayores de él se casaron dejándolo en custodia de su tío Bernardino Juárez. Que con él, más que Pastor, se desempeñó como peón hasta los 12 años de edad. Que su tío Bernardino sabía español y que le enseñó a Benito ese idioma. Que en su pueblo natal no había escuela.

Que el 17 de diciembre de 1818 Benito se fugó de su pueblo. Momento este en el que Juárez solo hablaba el Zapoteco con conocimientos básicos del español o castellano. En Oaxaca como era de esperarse, aquel niño buscó el cobijo de su hermana Josefa quien se desempeñaba como cocinera en la casa de los Maza, encabezada por el comerciante abarrotero de origen italiano Antonio Maza. En dicha finca Benito se inició cuidando la granja con un salario de dos reales. Una de las hijas de Antonio, Margarita, años después se convertiría en la esposa de Benito. Ahí en Oaxaca, a los 21 días de haber llegado a la ciudad Benito conoció a un franciscano de nombre Antonio Salanueva quien lo admitió como aprendiz en su taller además de enviarlo a la escuela.

Lugar donde Benito, igual que los otros infantes de su condición sufrió de discriminación y del famoso Bullying, pues mientras el preceptor impartía clase a los llamados niños "decentes" a ellos les instruía un ayudante y a cada oportunidad eran vejados por los otros. Salanueva fue pieza clave en su formación, mismo al que Juárez considerará su padrino. Fue gracias al apoyo de Salanueva que Juárez logró salvar el requisito de tener bienes para sostenerse durante sus estudios y de poseer una lengua indígena como lengua materna conforme a las leyes eclesiásticas de la Nueva España.

El 18 de octubre de 1821 inició estudios de gramática latina en el Seminario de Santa Cruz. En agosto de 1823 concluyó estos estudios. Su mentor Salanueva deseaba que estudiara Teología moral, lo que Juárez no aceptó argumentándole que su edad no era suficiente aún para ordenarse por lo que podía mientras tanto estudiar artes. En 1824 cursa latín, filosofía y teología. El seminario no era su vocación y en especial le aburría la teología, curso de artes que concluye en 1827 habiendo sostenido dos actos en público y aprobados los exámenes reglamentarios con notas honrosas de sus sinodales. Lo demás ya lo sabemos, mientras tanto les invito a que recordemos a este hombre decimonónico que en mucho definió al México de leyes y derechos que hoy compartimos.           
*Socio de número de la Sociedad Colimense de Estudios Históricos, A.C.

Contador de visitas