CULTURALIA. POR LA DEFENSA DEL TESORO

NOÉ GUERRA PIMENTEL* 
La Sociedad Defensora del Tesoro Artístico de México (SODETAM) tomará vigencia en Colima a partir de su constitución y protesta este sábado 20 de octubre de 2012, encabezada a nivel local por la entusiasta y reconocida historiadora colimense Magdalena Escobosa Haas, quien lo hace acompañada por un grupo de personas identificadas con el arte y la cultura de la región, pero lo más importante, por individualidades reconocidas por su trabajo a favor del rescate, la preservación y la difusión de la memoria colectiva.

La SODETAM, por sus siglas, a nivel nacional desde su fundación, hace ya medio siglo, se ha caracterizado por ser una de las instituciones de la sociedad civil encargadas de identificar, clasificar y rescatar bienes relevantes de la cultura de un pueblo, sociedad, región o de la humanidad misma; vela también por la salvaguarda y la protección de esos patrimonios, de forma tal que sean preservados para las generaciones futuras y que puedan ser objeto de estudio y fuente de experiencias para quienes los usen.

Al igual que su patrocinadora nacional, en lo local la SODETAM asume que el patrimonio cultural es la herencia propia del pasado de una sociedad con la que ésta vive en la actualidad y que es posible transmitir a las generaciones riqueza cultural, expresión o identidad de un pueblo y aquí hablamos de nuestras ricas tradiciones y costumbres colectivas, así como el conjunto de bienes inmateriales y materiales, tangibles y no, muebles e inmuebles que revisten una condición especial y que pueden ser de valor histórico, artístico, arquitectónico, urbano, arqueológico, ambiental, lingüístico, sonoro, audiovisual, científico, testimonial, documental, bibliográfico, antropológico, entre otras manifestaciones.

Bajo esta visión y, por dar un ejemplo, podemos hablar entre los bienes materiales al patrimonio arquitectónico, que vienen a ser los edificios, uno solo o un conjunto de construcciones o sus ruinas, las que con el paso del tiempo han adquirido un valor mayor al original. Este valor, como lo señala ICOMOS, puede ser cultural o emocional, físico o intangible, histórico o técnico. Las obras de arquitectura que pueden considerarse de patrimonio arquitectónico serán entonces las que debido a una multiplicidad de razones, no todas técnicas o artísticas, se considera que sin ellas el entorno donde se ubican dejaría de ser lo que es, perdería identidad.

La Convención para la protección del Patrimonio Cultural y Natural del Mundo fue adoptada por la Unesco el 16 de noviembre de 1972, cuyo objetivo es el de promover la identificación, protección y preservación del patrimonio cultural y natural de todo el mundo considerado especialmente valioso para la humanidad.

La Sociedad Defensora del Tesoro Artístico de México, capítulo Colima, sus casi treinta integrantes que la conforman, se ha echado a cuestas la salvaguarda en la región de todo ese legado con el propósito de protegerlo, defenderlo y en la medida de lo posible preservarlo a favor de la colectividad y de las generaciones postreras, infundiendo valores de identidad y dando continuidad a las directrices de su similar nacional, además de contribuir con una mejor cultura social respecto al entorno así a promover el respeto de la diversidad social y a la creatividad humana.

*Presidente de la Sociedad Colimense de Estudios Históricos. A.C.

Contador de visitas