DR. ENRIQUE BRIZUELA VIRGEN, (In memoriam)

Alfredo César Juárez Albarrán
Publicado en El Comentario, 20-09-2012.
Apenas el reciente día 12 a instancias de nuestro Presidente Noé Guerra, sesionamos en la casa del doctor, asistimos alrededor de una docena de consocios a pesar de que a las 7 de la noche la hora de la cita se desató una fuerte lluvia en la zona centro de la ciudad, fuimos recibidos por él con su característica amabilidad de siempre, le dio mucho gusto el vernos; me permití obsequiarle un libro y una revista, Cuauhtémoc Acoltzin hizo lo propio con un CD, le dirigimos algunas palabras varios de nosotros, él nos mencionó que a pesar de su delicada enfermedad seguía escribiendo, se encontraba haciendo algo respecto a lo que había venido sucediendo en la ciudad y sus transformaciones desde hace alrededor de noventa años, ya que nos dijo contar con 94 años de edad. Hizo alusión a que fue uno de los primeros niños en Colima que fueron vacunados contra la viruela, para ello nos recordó de aquella famosa expedición del Dr. Balmis quien trajo la vacuna al nuevo continente, recordó también cómo cambió la panorámica de las enfermedades localmente cuando se iniciaron las campañas de fumigación y habló sobre otros muchos tópicos interesantes, en el ínterin nos acompañó su hija Melba; después de alrededor de 40 minutos y no sin antes tomarse varias fotografias con el grupo se disculpó dado que deseaba irse a descansar.
Don Enrique además de ser el decano de la medicina en Colima fue también un excelente pianista con una de sus magistrales interpretaciones escuchándose como fondo, el entonces locutor don Carlos Pizano Saucedo y él fueron los principales protagonistas del primer programa de la XERL. Ganó premios de pintura desde niño, e hizo varias exposiciones de sus obras ya como adulto, fue un enamorado de la historia y como miembro de la SCEH publicó primero un libro con relación a la familia Brizuela, y poco después la Universidad editó otro con respecto a la Medicina en Colima el que prácticamente es autobiográfico. Escribió numerosos ensayos en la Revista Histórica y en otras, varias en relación con aspectos médicos y otros de tipo costumbrista. Como uno de los medicos destacados de Colima su fotografía ocupa desde hace 4 años sitial de honor en el Salón Galería “Nuestros Médicos” de la Casa del Médico en Colima.
Don Enrique fue el médico familiar por antonomasia, todavía en muchos hogares se le recuerda como el médico que durante sus visitas “recetaba” a toda la familia. Formó grupo en el antiguo Hospital Civil el de la Calle 27 de Septiembre con los doctores Enrique Voges y Alfonso Retana, cuando ocupó el cargo de director conminó al resto de los médicos a que se dedicaran a una sola rama de la medicina, esto cuando aun no existían las especialidades formales más que en el extranjero y en contados centros hospitalarios de México; él se decidió por adentrarse en la Radiología, hizo cursos, asistió a talleres, adiestramientos, etc., trabajó como Radiólogo en el IMSS y después de varios años logró su certificación como Especialista en Radiología.
En el Centro de Salud “A” de Colima el de la Calle Juárez y Av 20 de Noviembre se desempeñó muchos años como médico del programa contra la tuberculosis, tomaba e interpretaba además las radiografías, hasta hace alrededor de 8 o 10 años todavía atendía a su clientela privada en su consultorio frente al Jardín Juárez.
Con su desaparición física Colima pierde un ciudadano ejemplar, un médico de excelencia y un historiador profundamente conocedor; mis respetos y más sinceras condolencias a sus tres hijos –Melba, Enrique y Oscar-, a sus numerosos nietos y bisnietos y al resto de sus familiares, amigos y amigas.
Descanse en paz Don Enrique …………………..Le recordaremos con afecto y respeto.

Contador de visitas