CULTURALIA. LOS JEFES DEL GOBIERNO MEXICANO


NOÉ GUERRA PIMENTEL*
Muchos dan por hecho que el Gobierno mexicano como tal siempre ha tenido el mismo tipo administrativo, apreciación de suyo imprecisa que se descubre al solo mirar por encimita el devenir de esta tierra nuestra que ahora es México, para entender más dicho fenómeno, se hace necesario partir desde la denominación del principal actor que es el gobernante, entendiendo que son quienes han ocupado la titularidad del poder Ejecutivo del país en sus diferentes regímenes adoptados, a la vez Jefes de Estado o Jefes de Gobierno.

En dos ocasiones ha sido monárquico, bajo la figura de un emperador. Por otro lado, como república federal o central, la titularidad del Ejecutivo ha estado bajo la figura de un presidente. Además, cuando ha quedado vacante el puesto titular, se ha recurrido a diferentes cargos corporativos o individuales para cubrir interinamente la titularidad del poder Ejecutivo, mediante regencias, juntas, triunviratos o jefaturas provisionales del Ejecutivo. De acuerdo con la Constitución vigente, esta responsabilidad actualmente recae en el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, titular del Poder Ejecutivo de la federación mexicana.

Si bien no hay ningún ordenamiento jurídico que lo especifique, en este cargo recaen a la vez la jefatura del Estado Mexicano y la jefatura de gobierno de la Administración Pública Federal. La cronología de los gobernantes de México es compleja por la inestabilidad política del país durante la primera mitad del siglo XIX y durante las primeras décadas del siglo XX. Incluso en cuatro momentos de su historia, han existido a la vez dos titulares del Ejecutivo encabezando facciones diferentes en guerras civiles.

Veamos, la primera fue durante la Guerra de Reforma en que había un gobierno liberal (bajo Juárez) y otro gobierno conservador (entre quienes destacan Zuloaga y Miramón); la segunda cuando había un gobierno republicano (de Juárez) y otro monárquico (bajo Maximiliano); un tercero fue al inicio del porfiriato cuando había un gobierno revolucionario (encabezado por Porfirio Díaz) y otro legalista (que defendía José Ma. Iglesias); y finalmente una cuarta ocasión, cuando coexistieron los gobiernos constitucionalista (de Venustiano Carranza) y convencionalista –de la Convención de Aguascalientes- (sostenido por Villa y Zapata).

Durante las repúblicas federales, el titular del Ejecutivo ha sido intitulado como Presidente de los Estados Unidos Mexicanos. En contraste, durante las repúblicas centrales el titular se llamó solamente como Presidente de la República, de acuerdo con las Leyes Constitucionales o Constitución de las Siete Leyes y con la constitución de las Bases Orgánicas. Después de Guadalupe Victoria no sería sino hasta Benito Juárez que volvería a haber un presidente mexicano que concluyera íntegro su mandato, aunque Juárez muere en el desempeño de su último periodo. Posteriormente, con Juárez y Díaz las reelecciones serían de uso común. 

Después de la Revolución Mexicana, nuevamente los presidentes electos de México comenzarían a terminar sus periodos, ya fueran cuatrienios (de 1920 a 1928) o los actuales sexenios (desde 1934, con Lázaro Cárdenas del Río), hasta hoy sin posibilidad de reelección, no obstante los frustrados cuanto velados intentos de algunos. Esta columna, además de www.ecosdelacosta.com.mx, la publican: www.afmedios.com, www.colimanoticias.com, www.colimapm.com, www.editorialsenda.com, www.elbuenvecino.com.mx, www.eleccionescolima.com, www.quadratin.com y sceh.blogspot.com.        
                                                                                                       
*Presidente de la Sociedad Colimense de Estudios Históricos, A.C.

Contador de visitas