CULTURALIA. RESTOS DE LOS HÉROES

NOÉ GUERRA PIMENTEL
Fue en 1823 cuando el Congreso General declaró beneméritos de la (naciente) Patria en grado heroico a Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Juan Aldama, Mariano Abasolo, José María Morelos, Leonardo Bravo, Miguel Bravo, Mariano Matamoros, Hermenegildo Galeana, Mariano Jiménez, Xavier Mina, Pedro Moreno y Víctor Rosales, ordenando la exhumación de restos y su traslado a la Catedral de México. Sin embargo, los de Abasolo, los Bravo y de Galeana, no se encontraron.

video

Los que según fueron depositados en la Cripta de la Catedral, no obstante, como consecuencia de la situación política en el territorio de lo que es hoy nuestro país durante el primer tercio del siglo XIX, en varias inspecciones se reportó su deterioro, la degradación de las urnas y el desorden en la cripta. Con este antecedente, se decidió construir la Capilla de San José, en la propia Catedral, a donde se trasladaron en 1895. En 1903 fueron colocados en este lugar también los restos de Nicolás Bravo. Posteriormente, se mandaron reunir los de Vicente Guerrero, Leona Vicario, Andrés Quintana Roo y Guadalupe Victoria.

Fue el Presidente Plutarco Elías Calles quien dispuso trasladar las osamentas de la Catedral de México a otro sitio, por lo que se acondicionó un espacio en el basamento de la Columna de la Independencia, que había sido inaugurada por el Presidente Porfirio Díaz. Es así que en el Mausoleo de la Columna de la Independencia se colocaron dichos restos en tres nichos, acomodados de la siguiente manera: 1) principal que mira al poniente, una sola urna con paredes de cristal que contiene los cráneos de Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Juan Aldama y Mariano Jiménez. 2) nicho que mira al sur, contiene los de José María Morelos, Mariano Matamoros y Nicolás Bravo, en sus urnas. 3) nicho que mira al norte, contiene los restos de Vicente Guerrero, Guadalupe Victoria, Leona Vicario, Andrés Quintana Roo y Xavier Mina, también en urnas individuales. Los restos fueron medidos e inventariados parcialmente en diversos estudios antropológicos entre 1893 y 1895, y después entre 1911 y 1912; pero nunca se habían evaluado.

En el marco de las conmemoraciones de los centenarios, el domingo 30 de mayo del año pasado, se llevó a cabo el Homenaje a los restos de los Héroes de la Patria que se encuentran depositados en el Mausoleo de la Columna de la Independencia. En una ceremonia de máximos honores militares que encabezó el Presidente, se extrajeron las 9 urnas que contienen los restos de 12 caudillos insurgentes que tuvieron participación en el movimiento independentista de 1810. Luego de los honores, se dispuso un cortejo fúnebre en el cual se colocaron las urnas sobre vehículos militares descubiertos que recorrieron las principales avenidas de la ciudad de México. En el Castillo de Chapultepec, los restos de los Héroes fueron llevados a un laboratorio habilitado para eso, donde gente del INAH realizó estudios para evaluar, registrar las osamentas y prever lo necesario para su conservación.
Al finalizar, y una vez colocados en urnas nuevas, los restos fueron trasladados a Palacio Nacional donde fueron exhibidos en la exposición “México 200 Años, la Patria en Construcción”, que permaneció abierta casi un año, desde agosto de 2010 hasta el pasado 30 de julio, fecha que coincidió con el 200 aniversario luctuoso de Miguel Hidalgo.

Ese día, sábado, en punto de las 08:30 horas, con toda la pompa partió el cortejo fúnebre del Palacio Nacional, según, con los restos de: Hidalgo, Allende, Aldama, Jiménez, Morelos, Bravo, Matamoros, Guerrero, Victoria, Vicario, Quintana Roo y Mina, para reposar de nuevo bajo la columna de la Independencia, que también fue remodelada y acondicionada para la ocasión, además, de acuerdo con la Presidencia, a las osamentas se les estudiaron enfermedades, complexión física y circunstancias mortales. A todo esto ¿Usted realmente cree que estos son los restos mortales de nuestros héroes?

Contador de visitas