ANIVDELACONST

NOÉ GUERRA PIMENTEL
Fuera de la mala broma que puede significar que alguien nacido en nuestro país el 5 de febrero, lleve por nombre de pila la abreviación del Aniversario de la Constitución, ubicado en el calendario de festejos y del extenso santoral mexicano, sin duda producto de la ignorancia que priva en la mayoría, es preciso, creo, hacer una breve rememoración del origen y evolución de la carta que rige la vida social y política de las y los mexicanos, la Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos.
.

Fuente de la imagen: INEHRM.

En esa transición política que jurídicamente vino a implicar a los de aquel entonces, vale partir de la expedida por las Cortes de Cádiz, la primera de corte liberal que daba importancia al ciudadano y que se recibió en Colima el 28 de abril de 1813, cuando el mismo día el Ayuntamiento, quizá por inercia, acordó su reconocimiento como Ley suprema de la desfalleciente monarquía española, conviniéndose jurarla en mayo, pero fue diferida “por encontrarse en campaña las fuerzas de la guarnición” (¿?). El juramento se otorgó hasta el 17 de julio, con dos días de una fiesta en la que la iglesia local, confundida por lo que pasaba en el centro, participó renuente.
La de 4 de octubre 1824 se juró en la recién nombrada “ciudad” (el 10 de septiembre) de Colima el 30 del mismo mes, asistiendo al acto todas las autoridades, con celebración del Tedeum que se cantó en gracias y como simpatía con el favorable ordenamiento que aún con las dos décadas de lucha de la llamada guerra de Independencia, perpetuaba los altos privilegios de la milicia y el clero católico contra los que se había pronunciado. El decreto de 22 de agosto de 1846 la puso en vigor nuevamente, promulgada aquí en septiembre, ahora sí con las campanas al vuelo.
La Constitución de 5 de febrero de 1857, que plantea la separación de la iglesia y el estado y reduce los fueros, canonjías y prebendas a los privilegiados de siempre, en Colima fue jurada el 9 de abril, con fiesta hasta el otro día, patrocinada por los oportunos conversos de la oligarquía local que de recalcitrantes conservadores como anochecieron, amanecieron consumados liberales, dejando a los que despertaron tarde, conservadores y por tanto enemigos del mocho liberalismo colimote, ejemplificado con la “jura” que todos los empleados y funcionarios hicieron ante el Secretario de la Jefatura política del entonces Territorio, Antonio Rodríguez.
La primera que tuvo Colima como naciente Estado de la Federación, reconocido el 6 de diciembre de 1856, fue expedida el 16 de octubre de 1857 por el Congreso local y refrendada por el Gobernador José Silverio Núñez. La segunda fue expedida por la VIII Legislatura el 27 de mayo de 1882. La tercera, la del 31 de enero de 1917 expedida en Querétaro, fue promulgada en Colima hasta el 24 de noviembre de ese año, con el gobernador Felipe Valle, expedida por la XX Legislatura de Colima el 31 de agosto de 1917, compuesta por 14 Títulos que integran 151 artículos, más 14 transitorios a la que se le han reformado 88, siendo el 33 y el 58 los más rectificados.

No hay comentarios:

Contador de visitas