La Desigualdad Imperante, Germen de la Revolución: Noe Guerra

*Esto fue lo que motivó la lucha armada de 1910 *Con Porfirio Díaz, la Constitución de 1857 era letra muerta *Traicionó al pueblo y se alió con la iglesia católica *A 200 años de la independencia y 100 de la Revolución, no hay mucho que celebrar, afirma *Entrevista con Noé Guerra
-Segunda Parte y Concluye-
AMADOR CONTRERAS TORRES / EL COMENTARIO

La desigualdad imperante en el porfiriato, el impedimento de rotación de las élites y la perpetuación en el poder, fueron el germen de la revolución mexicana, afirmó el historiador Noé Guerra.
Continuamos con esta serie de entrevistas, “Pensar la historia”, que es un esfuerzo para convocar a la sociedad a la meditación profunda sobre esa epopeya gigantesca que construyó el pueblo de México; invitar al pueblo a la reflexión más que a los fastos y el falso oropel, y juegos pirotécnicos, al estilo deslavado de Hollywood que nos propone la ultraderecha. Continuamos con la segunda parte de la entrevista con Noé Guerra.

LA DESIGUALDAD EN MÉXICO, PEOR QUE EN EL PORFIRIATO
EC. Porfirio Díaz se eterniza en el poder, impide los mecanismos de sucesión, impide la rotación de las élites y eso genera inconformidad, además de cuestiones económicas, entonces, estalla la revolución ¿cuál es tu opinión?
NGP. Obviamente, la enorme desigualdad imperante que no es muy diferente al México de hoy, en aquella época eran 100 las familias que tenían la mayor parte de la riqueza de los mexicanos, en este momento son 30 y tenemos al hombre más rico del mundo como mexicano, una iniciativa privada a la que se le ha permitido todo, esos excesos, hay un quinto poder que lo representan las televisoras y esos monopolios de la información, que nos dan una información viciada, adulterada, modificada, en la que nos imponen como ver, cómo analizar y reflexionar la vida, que nos presentan a un México que no se ve en la realidad, en ese entonces la iglesia jugaba este mismo rol, cuando Porfirio Díaz llega al poder después de la muerte de Benito Juárez, este se alía por cuestiones muy personales con la iglesia católica, va a morir Delfina pide la intervención del obispo de Puebla, Antonio Pelayo Labastida, y Labastida le condiciona, le dice: “¿como le voy a dar la extremaunción si no está bautizada?”, “si no están casados, viven en pecado”, y con ese temor -que aún lo vemos en la mayoría de los mexicanos- Porfirio Díaz dobla las manos llevándose a la Constitución de 1857 entre los pies, la desconoce, es letra muerta, en reciprocidad, el clero lo protege desde el púlpito y lo pone “como el gran padre de todos los mexicanos”, luego de gobernar a un país con enormes diferencias sociales, que tenía que tener un estallido, un país en que el gobierno de Díaz había metido un esquema de progreso, la electricidad, el teléfono, los ferrocarriles, si tenía un alto grado de marginación a amplios sectores sociales, y hablamos de los obreros con sus horarios inhumanos, de campesinos asalariados que llegaba el sábado nomás para pagar a las tiendas de raya, los campesinos en que las cosechas ya estaban comprometidas y que ya no tenían ninguna garantía, que estaban vendidos con familias hasta la tercera generación, era difícil sostener una propuesta de cambio, y no podría ser otra persona que no fuera Madero que también tenía el capital para poderlo hacer, los Madero no solo eran dueños de Coahuila sino de gran parte del norte de lo que es hoy la república mexicana.

PLUTARCO ELÍAS CALLES, EL GRAN ESTADISTA
EC. Madero, tuvo a su favor la visión de la democracia, pero considero que los estadistas son Carranza y Plutarco Elías Calles que consolidan al Estado mexicano.
NGP. Yo, más que Carranza me quedo con Elías Calles,¿ por qué no Carranza?, lo que sería Madero en su momento y lo que buscó Carranza después, porque traicionó sus propuestas originales, pues era, perpetuarse en el poder, hacer un Estado mexicano a modo de ellos, con el esquema porfirista todavía,- finalmente Carranza fue gobierno con Porfirio Díaz-, si bien la historia le es favorable en esa decisión que tomó de rebelarse contra Huerta en razón del asesinato de Madero-, que fue un asesinato injusto, fue un magnicidio porque coartaron no solamente el ideario de un hombre, sino la vida de muchas generaciones que, iban a seguir los pasos de Madero.

OBREGÓN REPLANTEA LA SEPARACIÓN IGLESIA- ESTADO
EC. Tú te quedas como estadista con Elías Calles, a Álvaro Obregón lo omites totalmente?
NGP. No fíjate, Álvaro Obregón fundamenta o replantea la separación de la iglesia y Estado cada uno con sus límites, viene Calles y fortalece esa condición a tal grado que es acusado de “Demonio”, pero Calles tiene la gran visión de Estado y de generar las instituciones que hoy permiten la pertinencia del Estado mexicano.

EC. Calles es importante también porque les vendió la gran idea fundadora a las élites revolucionarias, de que el poder se podría disputar de forma pacífica…
NGP. Definitivo, Amador, sentar en la mesa a los actores, a los grandes caciques regionales y a los generales, que sentían con derecho a suceder les dice no: “podemos dialogar, y podemos ir alternándonos en el mando para llevar una corriente que fortalezca a instituciones más que a hombres”, con él se empieza a generar el esquema de eliminación de los caudillos, que viene finalmente, a fructificar con Lázaro Cárdenas, ahí veo que Lázaro Cárdenas es el gran consumador de la revolución mexicana.

CÁRDENAS FUNDA EL IPN Y LA UNIVERSIDAD DE COLIMA
EC. Cárdenas, crea el Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Popular de Colima, y tiene esa visión de estadista, elimina a Elías Calles pero no mandándolo asesinar, lo elimina con el destierro, que es una forma civilizada de procesar el poder…
NGP. Bueno, después de Cárdenas, se abre una tercera opción porque antes era “entierro” o “encierro” y con Cárdenas se suma el ”destierro” que finalmente es lo más civilizado, en este momento con los antagónicos al poder que representa al presidente de la república se van de embajadores, que es una forma de destierro finalmente, o esas voces incómodas que de pronto tienen cierto peso, pues se van al destierro o bien son sumados a la corte que son los secretarios de estado, como ministros. (Continúa)

Contador de visitas