LA INDEPENDENCIA EN COLIMA

CULTURALIA

LA INDEPENDENCIA EN COLIMA

NOÉ GUERRA PIMENTEL


Sobre la presencia o no del movimiento de independencia en Colima, Francisco R. Almada comenta: Al estallar el movimiento de independencia en contra del gobierno español el 16 de Septiembre de 1810, el Gobernador de Nueva Galicia ordenó la movilización de las Compañías de milicias formadas en Colima al mando de Francisco Guerrero del Espinal, en numero de 500 hombres, en dirección a Guadalajara. El 8 de Octubre el Alcalde de –San- Francisco de Almoloyan convocó a los Alcaldes de Comala, Zacualapan, Jualapan, Ixtlahuacán, Coquimatlán, Tecomán, Tamala y Caután para tratar un “negocio de gravedad y urgencia”. El de Juluapan dio aviso al subdelegado Real y este fulminó proceso en contra de las autoridades de la Villa poniéndolas prisioneras; pero más tarde obtuvieron su libertad por haber comprobado que no tuvieron intención de rebelarse, sino de ponerse en estado de defensa y lo único censurable que habían hecho era haber enviado la convocatoria sin dar aviso al subdelegado.

Este incidente fue causa de que se alarmara el Ayuntamiento de Colima, el que por acuerdo de su Cabildo mando construir dos mil lanzas para armar gente y estar preparado para cualquier emergencia; el día 12 se publicó el Edicto de Excomunión contra Hidalgo y el 18 se acordó la integración de una junta Provisional de gobierno, teniendo como presidente al subdelegado, la que debía encargarse de todo lo relativo a la defensa y conocer de las causas de infidencia. Mientras tanto, se sublevó en Zacoalco, Jal., José Antonio Torres, siendo enviado de Guadalajara para atacarlo el jefe realista Tomás Villaseñor con 3 compañías. De Tepic, los regimientos de la Corona y de Nueva Galicia, las compañías de Colotlán y las 5 de Colima, siendo estas fuerzas derrotadas el 4 de Noviembre en Santa Catalina, inmediatamente Torres destacó sobre Colima a su hijo del mismo nombre y al capitán Rafael Arteaga, mientras él avanzaba sobre Guadalajara que cayó en su poder.

El día 8 la Villa de Colima fue ocupada por los insurgentes, siendo confiscados los bienes de españoles, que se pusieron al cuidado de Martín de Anguiano. Torres y Arteaga ocuparon $2,400.00 de los bienes expresados y el 20 se regresaron a Guadalajara, llevando prisioneros a 20 españoles de los radicados en Colima. Durante la estancia de Hidalgo en Guadalajara fueron ejecutados once de éstos. De allí comisionó al cura José Antonio Díaz, Párroco de Almoloyan, para que pasara al puerto de San Blas, actual Nayarit a establecer una fabrica de cañones, para cuyo objeto recibió Colima $ 649.00 de los bienes de españoles. Calleja recuperó Guadalajara el 21 de Enero de 1811, después de su triunfo en el puente de Calderón y el 20 de febrero el Mariscal José de la Cruz asumió el gobierno militar y político de la Nueva Galicia, después de regresar triunfante de Tepic, en donde había ahogado en sangre la insurrección, el Coronel Rosendo Porlier fue enviado con una brigada rumbo al sur de Jalisco, logrando derrotar el 3 de Marzo en la cuesta de Zapotlán a los jefes insurgentes Francisco y Gordiano Guzmán, quienes le presentaron la batalla con 3000 hombres.

De allí, de Zapotlán, Porlier mandó a Anguiano a Colima, a someter a las autoridades y vecinos al gobierno Español; habiendo acordado el día 8 dicha sumisión y obediencia al rey Fernando VII y a la regencia que gobernaba en su nombre. Se mandó una comisión a participar lo anterior al jefe español, quien les envió una felicitación y al mismo tiempo destacó el Coronel Manuel del Rio con los batallones de Toluca y Guadalajara, haciendo su entrada a Colima el día 13. Permaneció aquí dos días, saliendo enseguida a perseguir a las guerrillas diseminadas, después de volver los bienes confiscados a los españoles y dejado instaladas las autoridades que funcionaban antes de iniciarse la guerra; pero a su vez, ordenó la confiscación y venta de las propiedades de aquellas personas que habían tomado parte en la insurrección.

No hay comentarios:

Contador de visitas