Historia. Conquista y Fundación de Colima

Noé GUERRA PIMENTEL

Hay testimonios de que la zona que en la actualidad ocupa el estado de Colima estuvo muy poblada antes de la llegada de los españoles. Se calcula que la población nativa fue de aproximadamente 140 mil habitantes radicados en el triángulo delimitado por: la región de Motines, enclavada en lo que hoy es el estado de Michoacán; Bahía de Navidad, actual zona costera y más allá del volcán de Colima, hasta Ajijic, a la altura del lago de Chapala en Jalisco y por el sur hasta el ahora río Cachan que desemboca luego de Maruata, en Michoacán.

Se dice que era la primavera del año de 1522, cuando un pequeño grupo de españoles, al mando de Francisco Montaño, llegaron aquí por el principal asentamiento purépecha; se quedaron en un pueblo nativo y mandaron a los jefes purépechas a decir a los señores de Colima que venían en son de paz, pero cuando llegaron acá fueron sitiados, sacrificados y posteriormente devorados. Los españoles desconocedores de la ferocidad de los colimotes y desesperados porque sus enviados no volvían, regresaron a Michoacán.

Más tarde, a principios de 1523, el capitán Juan Rodríguez de Villafuerte, con un grupo de españoles que iban a Zacatula, que se ubica en el actual estado de Guerrero, tuvieron noticias de una provincia llamada Colima que estaba apartada de su camino 250 kilómetros al poniente. Con la gente que llevaba y con otros que juntó en Michoacán, sin autorización de Hernán Cortés, entró a Colima, chocando con los naturales en el valle de Alima; no obstante que se dice eran cincuenta de a caballo y más de cien soldados a pie, además de un gran número de purépechas, fueron derrotados. En el recuento de las bajas se afirma que muchos nativos vecinos murieron por solo tres españoles.

Al saber la derrota sufrida por Rodríguez de Villafuerte, Cortés mandó al capitán Gonzalo de Sandoval, autorizándole para que con la gente que llevaba y con la que reuniera en Zacatula se viniera a Colima y convenciera a los nativos de acá para que se sometieran, porque de lo contrario serían arrasados. Sandoval juntó ciento cincuenta soldados de caballería y ciento cincuenta de a pie, además de numerosos aliados purépechas, y con ellos se dirigió a Colima. En el mismo lugar donde unos meses antes los naturales de Tecomán habían derrotado a las tropas de Villafuerte, Sandoval los venció logrando someterlos. Se cuenta que más de cinco mil nativos quedaron entre arena y sal, en las inmediaciones de los que hoy es Tecomán. Con esta acción se dio comienzo a la colonización del territorio colimense, y por tanto de las provincias de Alima, Colima y Cihuatlán. Así, una vez sometidos los pueblos de la región, el 25 de julio de 1523, Gonzalo de Sandoval procedió a fundar la primitiva villa de Colima, en las cercanías de la Mar del Sur (océano Pacífico).

Más tarde Cortés nombró a Juan Pinzón, Juan de Aguilar, Hernando de la Peña y Antón López, como regidores y a Juan Fernández, el Viejo, como escribiente, y repartió los pueblos entre los vecinos. Sandoval exploró la provincia conquistada y descubrió el puerto de Santiago y le informó de la leyenda de que en Cihuatlán había una isla poblada por mujeres. En 1524, el capitán Francisco Cortés vino de México a Colima, enviado por Cortés, como comandante y Alcalde Mayor, con instrucciones de explorar el norte en busca de aquel lugar de las Amazonas y las perlas. Entró con su ejército por Tamazula y continuó por la hoy Tuxpan hasta Colima. Después de una penosa expedición llegó hasta el actual estado de Nayarit, sin encontrar nada de la isla. Francisco Cortés fue sustituido como Alcalde Mayor de Colima en 1526.

En virtud de que la original Villa se encontraba en una región muy insalubre –cercana al aún existente Mesón de Caxitlán-, hoy territorio de la jurisdicción de Tecomán, lugar infestado de saurios, plagas de mosquitos, animales ponzoñosos y sanguijuelas, se cambió a su asentamiento actual teniendo como fondo los majestuosos volcanes, lugar que antes ocupó el poblado indígena de Tuspa, en el cual, además de metales preciosos, encontraron un entorno más sano, rica vegetación y abundante agua que constituían los dos arroyos – Manrique y Pereyra y dos ríos, el Chiquito y el Colima-. El cambio probablemente se consumó el 20 de enero de 1527 y se le nombró, según dicen, Villa de San Sebastián de la Provincia de Colima.

1 comentario:

Anónimo dijo...

que interesante

Contador de visitas