Crónica. José Salazar Cárdenas (q.p.d.)

NOÉ GUERRA PIMENTEL*

Colima está de luto. Apenas hace un mes estuve con él en su casa, ese hogar que estaba de fiesta aquel domingo que aunque lo encontré postrado en cama lo ví contento; con él toda su gran familia celebrando el octogésimo tercer cumpleaños de aquel hombre sencillo que en vida fue, el José Salazar Cárdenas que conocí, un hombre disciplinado y de carácter que este sábado a las cinco y media de la tarde con 83 años de prolífica existencia dejó de existir para dejar un enorme hueco en el mundo artístico, cultural y de servicio en el Estado de Colima.

José Salazar Cárdenas el hombre de firmes convicciones y amplio sentido humano que conocí, el mismo que cotidianamente se había sobrepuesto a las mermas físicas propias de las secuelas de la juventud y de la edad, con ese espíritu perseverante se dejaba agasajar por sus descendientes y modestamente compartía los frutos de una vida entregada al trabajo y dedicada al bienestar de sus vecinos.

Medico cirujano, con postgrado en pediatría, nació en Villa de Álvarez, col., el 25 de marzo de 1923. Hijo de don José Salazar López y María del Rosario Cárdenas, contrajo nupcias con María de Jesús Aviña, con quien procreó doce hijos: José, Guillermo, Alfonso, Rafael, María del rosario, Manuel, Laura, Elena, Luis, Rosana, Enrique y Francisco. El doctor Salazar, como lo identifican la mayoría de los tecomenses, cursó la primaria en Villa de Álvarez y en la ciudad de México, donde además realizó los estudios de secundaria, preparatoria y egreso como medico cirujano en la UNAM, para luego postraduarse en Pediatría. Al haber concluido sus estudios de medicina, inicialmente desarrolló su profesión en la ciudad de México, adscrito a la Dirección General de higiene escolar.

Desde 1948 ya en Colima, el doctor Salazar Cárdenas contribuyó con la salud de los coterráneos, principalmente de los tecomenses, llevando de manera paralela el servicio privado con el público desde su residencia ubicada en la cabecera municipal de Tecomán desde 1951, cuando la adoptó como su hogar; fue médico municipal y luego responsable del puesto periférico del ISSSTE durante dieciocho años, desde 1961 hasta 1979.

El doctor José Salazar Cárdenas, adoptado y reconocido entre los tecomenses por su sencillez, carácter altruista y calidad humana perteneció a diversas agrupaciones, entre las que destacan como presidente de la sociedad médica de Tecomán; en lo cultural fue el Cronista Municipal Vitalicio de Tecomán; miembro distinguido de la Asociación Colimense de Periodistas y Escritores –ACPE- que el año pasado lo reconoció públicamente; miembro fundador de la Sociedad Colimense de Estudios Históricos –SCEH- y socio fundador y hasta el sábado el Decano de la Asociación de Cronistas de Pueblos y Ciudades del Estado de Colima.

En lo político fue un activo miembro del PRI desde 1952, donde por décadas en diversos periodos desempeñó múltiples cargos partidistas. Por su innegable prestigio social del que siempre gozó y a su indiscutible “don de gentes” el doctor José Salazar, también sobresalió en la política desempeñándose como funcionario municipal en varios periodos hasta ocupar cargos de elección popular, en 1955 fue Regidor del H. Ayuntamiento de Tecomán y Presidente de ese mismo municipio en 1968.

En lo social y con el espíritu de servicio que lo caracterizó, José Salazar atendió a la población en desgracia, con motivo del desastre originado por el ciclón el 27 de octubre de 1959 y luego, en 1973, con sus propios medios y coadyuvando a las autoridades organizó brigadas de auxilio para atender a las víctimas del terremoto del 30 de enero de ese año; además fue uno de los más activos profesionales de la medicina que alertaron a la sociedad sobre la casi desconocida epidemia del “Dengue”, destacándose por su insistencia ante las autoridades sanitarias de la entidad para demostrar su presencia y posibles secuelas.

Sensible, el Doctor Salazar Cárdenas gustó de la creación y promoción artísticas, participó en brigadas culturales de promoción de la lectura y a través de la radio en seriales de difusión sobre la historia, las tradiciones y la cultura de Tecomán, sus últimas incursiones radiofónicas las realizó al lado de Eduardo Calderón en XEMAX; fue sobresaliente fotógrafo y destacado escritor e historiador, en cuyas disciplinas tiene de su autoría cuentos y relatos cortos predominantemente de carácter rural, artículos de índole histórica y crónicas diversas, lo que ha publicado desde hace dos décadas en suplementos locales, lo más reciente se lo leímos en estas páginas de Ecos de la Costa.

Entre su obra encontramos títulos como coautor de la recopilación histórica titulada “sacerdote de santiago de Tecomán” (1987) y como autor “El Maremoto de Cuyutlán” “Las haciendas de Tecomán” “Así era Tecomán” “Fundación de la Primera y Primitiva Villa de Colima en Caxitlan” y la “Monografía Municipal de Tecomán”, entre otros textos que testimonian su disciplina y amor a la tierra que lo amparó como uno de sus hijos predilectos y preclaros ciudadanos.

Dentro de los múltiples reconocimientos que el Doctor Salazar logró, destacan el 1er. Lugar en el concurso estatal de cuento de la feria de Tecomán. 1er Lugar en el Concurso de Cuento convocado por el Instituto de Estudios Administrativos y Empresariales de Tecomán, A.C.-IEAETAC-UAG; 1er. Lugar en el concurso de fotografía de la feria de colima. Además expuso sus fotos en la Casa de la Cultura de la ciudad de colima, en el lobby de la Empresa Minera Peña Colorada, en el módulo cultural de la feria de Tecomán y en las presidencias municipales de Tecomán y de Villa de Alvarez.

Salazar Cárdenas fue reconocido también con un Diploma de honor por 30 años de servicio, por el Comité Organizador de la Feria de Colima; fue es Ciudadano Distinguido de Tecomán y fue distinguido por el gobierno municipal encabezado por Oscar Ávalos con el nombramiento de Cronista Municipal Vitalicio, a promoción de la Asociación de Cronistas de Pueblos y Ciudades del Estado de Colima que en ese mismo acto oficial lo reconoció como el decano de sus miembros, los mismos que solemnemente lo acompañamos y le presentamos nuestros respetos en cuerpo presente.

Los colimenses y en el especial los tecomenses están endeudados con la memoria de ese buen hombre que en vida fue José Salazar Cárdenas. Ante su ausencia física un minuto de respeto y una eternidad de reconocimiento para esa alta autoridad moral de un hombre voluntarioso que lleno de filantropía distinguió al pueblo iguanero para adoptarlo como su segunda tierra en la que nacieron sus hijos y sus nietos; gente de bien, destacada en lo social, en lo cultural, en lo político, en el servicio público y hacia sus semejantes como su honorable progenitor. Descanse en paz nuestro amigo y compañero José Salazar Cárdenas y su familia nuestro más sincero deseo de una pronta resignación ante tan irreparable pérdida.

*Presidente de la Asociación de Cronistas de Pueblos y Ciudades del Estado de Colima, A.C.

No hay comentarios:

Contador de visitas